CONCLUSIONES

Dishonored es un juego atípico para los tiempos que corren. Nueva propiedad intelectual, un insulto a la acción descerebrada. Y nos congratulamos de ello. Gracias a uno de los apartados artísticos más bellos (decadentes) que hemos visto se desmarca del ímpetu hollywoodiense del mercado mostrándose como lo que es, una grandísima aventura pausada, de sigilo y acción, donde el escenario es un personaje más a profundizar y donde la paciencia es clave. Es un compendio de aciertos de otros videojuegos (los mencionados durante todo el análisis) pero con una fina capa que lo aleja de ellos y mejor, hace que el jugador se olvide de sus evidentes influencias mientras juega, pues se nos muestra como un todo original (mención al margen para uno de los hallazgos del juego: el “Corazón” esa conciencia hablada que nos revela todos los secretos, hasta los más húmedos de cada habitante de Dunwall).

Quizás su apartado gráfico no esté a la última y tenga algunos fallos meramente técnicos, pero lo compensa su ya idolatrada capa artística de la propia Dunwall. No tiene multijugador, algo casi obligatorio, pues no tendría ningún sentido en este videojuego que no sabremos si se convertirá en un éxito, pero que sin duda se merece un minuto de atención por todos los amantes de los buenos títulos, jueguen a Call of Duty o a Portal.

LO MEJOR

– El arte y la estética (visual y sonora) de todo su desarrollo. Brillante.
– El sigilo con libertad bien implantado hace que sea rejubagle.
– La originalidad de los poderes.
– Largo, original y divertido.
– Sabe conjugar las influencias de otros títulos dotándolas de originalidad.

LO PEOR

– Apartado gráfico inferior a lo que demandan muchos.
– Un comienzo algo lento.
– Desequilibrio notable entre armas reales y poderes.

DISHONORED-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, antecedentes y estética.

PÁGINA 2 – Historia, jugabilidad y apartado técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 08 | 10 | 2012