La oscuridad se cierne de nuevo sobre Santuario, y esta vez tenemos la oportunidad de combatirla desde las consolas de nueva generación gracias a la edición definitiva de Diablo III. Con Diablo III: Ultimate Evil Edition Activision Blizzard lanza una nueva versión para PS3 y Xbox 360, y hace debutar el juego en PlayStation 4 y Xbox One.

Diablor III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition

La principal particularidad de esta versión Ultimate, es que encontraremos el juego más la expansión Reaper of Souls, lanzada para PC el pasado mes de marzo, y que logró vender en menos de dos semanas casi tres millones de copias. Es la razón de su reedición en Xbox 360 y PlayStation 3, que aparecieron en septiembre de 2013 con el mismo contenido que el lanzamiento original en compatibles.

Diablo 3 apareció en marzo de 2012 para PC, tras 10 años de espera entre la segunda parte y esta. Un año y medio más tarde se lanzaron las versiones para PlayStation 3 y Xbox 360, y ahora, casi otro año después, llega una nueva versión para consolas.

Como son muchos los jugadores que ya pasaron por caja en PS3 y Xbox 360, esta nueva edición presenta un precio más moderado en ambas plataformas, mientras que en PS4 y Xbox One costará más de 60 euros.

En su día, publicamos un amplio análisis de Diablo III para PC, que os invitamos a visitar para conocer aspectos generales de esta entrega que rozó las mieles de la perfección con un 9.8. En su paso a consola, todo y que los controles y gráficos tienen poco que envidiar a los de PC, hemos sido un poco más estrictos con la nota.

Activision Blizzard ha hecho un trabajo excelente en un dungeon crawler que tradicionalmente se ha preferido en PC, sin embargo, el port logra que navegar entre los múltiples (nuevos) menús de personalización del personaje se pueda hacer de manera bastante fluida e intuitiva, así como ejecutar los ataques y habilidades, asociando cada una a un botón del mando. Como ya se ha demostrado con otros títulos como la saga The Elder Scrolls o Dragon Age, el RPG no es territorio exclusivo de compatibles, y este Diablo III en next-gen está a la altura de la versión original en compatibles, tanto en jugabilidad como en gráficos.

Los jugadores acostumbrados a los menús de PC, pueden echarlos de menos, sin embargo, la interfaz diseñada para consolas, es intuitiva, sencilla y de fácil manejo y no tiene nada que envidiar a la de compatibles. Sin embargo, todo esto ya lo habíamos visto en las ediciones de hace un año de Xbox 360 y PlayStation 3, ¿cuáles son las novedades de esta edición Ultimate?

Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition

Como decíamos antes, el principal añadido de la edición es la expansión Reaper of Souls y todas las novedades que ella trajo consigo al juego, que no fueron pocas. Además de un nuevo acto para la historia (entre 8 y 10 horas más de juego), la expansión añade una nueva clase de personaje, el Cruzado; el modo aventura y el modo aprendiz, y la ampliación del nivel de nuestros personajes hasta el 70.

En cuanto a gráficos, en las consolas de nueva generación el RPG de acción de Blizzard llega a los 1080p y los 60fps. PlayStation 4 lo hace de serie y Xbox One gracias a un parche. La tasa estable de imágenes, el movimiento de los personajes, los eventos en pantalla… en general, el aspecto visual de Diablo III en la nueva generación es soberbio.

En la versión para PlayStation 4 (la que hemos probado), hemos comprobado que Blizzard ha introducido las características del Dualshok 4 a la jugabilidad de Diablo III. A través del panel táctil abriremos el menú del inventario y las habilidades. Además, el led del mando estará iluminado con el color del personaje al que manejamos, para aclarar las cosas en partidas multijugador offline.

Diablo III Reaper of Souls Ultimate Evil Edition

Expansión, nuevos menú (HUD) para consola, gráficos de lujo… todo esto está muy bien, pero la estrella del port, la parte más divertida del paso a consolas es la posibilidad de jugar en local hasta cuatro jugadores a la vez. Cada jugador puede elegir jugar con su usuario y crear su propio personaje. Es la única característica en la que es claramente superior a PC, aunque para disfrutar de ella debemos dejar muy claro el tiempo que cada jugador puede tirarse en el inventario, pues esto sucede a pantalla completa, y al final estaremos más tiempo mirando el botín que destrozando alimañas.

 

Conclusiones

Con Diablo III: Reaper of Souls Ultimate Evil Edition tenemos diversión asegurada gracias a un título adictivo como pocos que nos asegura decenas de horas de juego masacrando monstruos, asaltando mazmorras y tumbas y restableciendo el orden en el mundo. Es de los títulos más rejugables que podrías encontrar fuera del género deportivo y de la velocidad, y los parches que Blizzard publica periódicamente remarcan más este carácter del juego (sin fecha para el parche 2.1.0 en consolas, añade tantas novedades que los jugadores harán bien en estar atentos a su lanzamiento).

La versión para consolas es una destrozabotones, frenética en la batalla y con buen tamaño de los menús para perdernos revisando y probando el botín confiscado en nuestras aventuras. Como puntos negativos, puede hacerse algo repetitivo para aquellos que no son amantes del género, con una larga campaña por delante, o los que no tengan la paciencia para parar de vez en cuando a revisar el inventario.

 

LO MEJOR

  • Gráfica y técnicamente soberbio
  • Alta rejugabilidad
  • Multijugador local

 

LO PEOR

  • Repetitivo para los que no son fans del género
Rocío González en 26 | 08 | 2014