analisis-de-dead-rising-2
Paso a paso, despacito, cual zombie hambriento que busca sorprender a un superviviente incauto, ha llegado a las tiendas Dead Rising 2. Capcom y Blue Castle Games se asocian para ofrecernos una obra interactiva cargada de humor negro, gusto por la casquería más salvaje y personajes estrafalarios, que aguantan como pueden un holocausto de muertos vivientes mientras la urbe de Fortune City cae devorada por las masas cadavéricas.

A priori, Dead Rising 2 parecía un título destinado a un público objetivo muy claro. Pero, tras el lanzamiento hace unas semanas de Case Zero, el prólogo de la aventura en forma de contenido descargable, no podemos estar más sorprendidos. La gente quiere machacar zombies y han encontrado en la franquicia de Capcom la propuesta ideal. Y es que, guste más o menos, los muertos vivientes están de moda y si de algo sabe la marca Dead Rising es de putrefactos y apestosos fallecidos reanimados.

PÓKER ZOMBIE

Como sin duda sabréis ya, esta segunda entrega nos traslada directamente a la ciudad de Fortune City, donde los casinos, las apuestas y el juego son la tónica dominante. Tomaremos el control de Chuck Greene, un amante padre que se forzado a ganar dinero de la forma más ruin para salvar la vida de su hija Katey cada día. La niña fue mordida tiempo atrás por un muerto viviente y sólo puede sobrevivir con su dosis diaria de Zombrex, el medicamento descubierto en la primera parte. Por desgracia, las cosas empeorarán aún más cuando los zombies asolen la ciudad y el bueno de Chuck sea culpado de provocar la matanza. Por suerte, Greene sabe defenderse y llegará hasta el final del asunto, cueste lo que cueste.

Dead Rising 2 ofrece los mismos pilares maestros sobre los que se sustentaba la primera entrega y no hace más que ofrecer estos aspectos principales mejorados. Así, nos encontramos con un título muy similar en apariencia al original pero, en realidad, bien distinto gracias a todos los añadidos y mejoras. Chuck, nuestro héroe, podrá subir de nivel gracias a la consecución de Puntos de Prestigio que irá ganando al matar zombies de formas espectaculares, salvar supervivientes o eliminar psicópatas, que vuelven a hacer de las suyas en esta ocasión. Nuestra velocidad, equipamiento, fuerza y destreza subirán como la espuma en los primeros instantes del juego, aunque no será hasta el nivel 50 cuando conseguiremos tener al protagonista perfecto.
analisis dead rising 2 dead rising 2 analisis
Si has jugador a Case Zero, podrás cargar tu perfil, otorgando a Chuck los puntos de experiencia y nivel que obtuvieras en la partida del prólogo. Por lo demás, se mantienen las mecánicas jugables del Dead Rising primigenio. Tendremos que resolver una serie de casos, que acontecerán a una determinada hora. Para saber en qué momento nos encontramos, sólo tendremos que echar un vistazo a nuestro reloj. Habrá, además, misiones secundarias, que nos aportarán más Prestigio y nos regalarán momentos inolvidables con los personajes secundarios. Deberemos volver diariamente a la sala de seguridad para administrar Zombrex a nuestra chiquilla, por lo que deberemos estar pendientes y buscar el medicamento.

La trama, aunque sencilla, funciona perfectamente como eje de la historia y nos permite disfrutar con situaciones más variadas que en el original. La distancia entre misiones principales está muy bien implementada, por lo que tendremos tiempo de buscar supervivientes o dedicarnos a lo que nos venga en gana. Como ya sucediera en el Dead Rising original, podremos pasar las 72 horas de la historia haciendo lo que queramos. Desde seguir la trama hasta coger un cortacésped y rememorar la escena clave de Braindead. Y es que la variedad de situaciones que ofrece Dead Rising 2 es lo suficientemente amplia como para no aburrirnos entre las seis u ocho horas que dura el título. ¿Poco tiempo? Para nada, la gran ventaja de la propuesta será su tremenda rejugabilidad y los nuevos modos multijugador (que trataremos más adelante).

¡¿Y EL MALDITO BAÑO?!

Dicho y hecho. Capcom prometió arreglar los principales defectos del título original y, en mayor o menor medida, lo ha conseguido. El sistema de guardado, uno de los puntos negros de Dead Rising, ha sido retocado. Ahora tendremos hasta tres espacios para guardar partida y muchos más baños públicos en los que hacer esta labor. No tendremos que preocuparnos tanto por perder avances importantes en caso de equivocarnos, aunque algunos pueden considerar que siguen siendo pocos espacios para grabar. Dead Rising 2 es muy rejugable, por lo que todo aquello que no hagamos bien a la primera podremos hacerlo a la segunda. Con todo, un consejo, guardad partida siempre que podáis, ¡nunca sabes lo que puede pasar!

El otro gran aspecto mejorado es la Inteligencia Artificial de los supervivientes. En la primera parte, la desesperación que provocaba el comprobar la estupidez de los personajes manejados por la IA podía hacernos odiar el título. Se pegaban entre ellos, no eran capaces de seguir nuestras indicaciones y, para colmo, la pared que había que trepar para llegar a la sala de seguridad era un obstáculo insalvable para los más torpes. Gracias a Inafune, estos problemas de IA se han resuelto (en su mayoría). Los supervivientes son capaces de apartar a los zombies con sus manos, pueden hacer lo que digamos sin liar un conflicto internacional y hasta nos ayudan si van bien armados. Además, para llegar a la sala de seguridad no habrá que superar trampas arquitectónicas, por lo que todo será más sencillo.

DEAD RISING 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, cambios y mejoras.

PÁGINA 2 – Bricomanía, apartado técnico y Multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 24 | 09 | 2010