CONCLUSIONES

Dead Island se destapa como una de las mayores sorpresas de lo que llevamos de año. Un juego que descansa sobre tres pilares básicos: Violencia, inmersión y profundidad. La violencia del título, casi pornográfica, salpica el televisor de todos los jugadores de una forma grotesca, similar a los títulos de las películas que encabezan cada apartado y que se alejan de lo más canónico del género de los zombis.

Dead Island es el primer videojuego de zombis “exploit”, con todas las letras. Sabe a qué atenerse en cada momento y sabe cuáles son sus prioridades, mostrar la violencia desde un punto de vista desagradable, permitir la libre exploración de una isla perfectamente diseñada y un grado de inmersión narrativo y jugable a la altura de pocos juegos gracias las misiones disponibles, al entorno gráfico y a las infinitas opciones de personalización y modificación de los personajes y las armas. Sin duda un juego a tener en cuenta por los aficionados a las buenas aventuras en los videojuegos y por supuesto a todo amante de la serie B cinematográfica.

El juego de Techland, que versa sobre supervivientes en un entorno hostil, también lo es de sus limitaciones como producto de presupuesto medio, el motor gráfico es notable, pero no al nivel de las superproducciones más llamativas, aunque lo suple con un trabajo artístico y de ambientación soberbio en la isla de Banoi, como ya hemos dicho con anterioridad, auténtica protagonista de la función.

Acción, violencia, rol e inmersión, un juego con posibilidades, inusitadamente largo y divertido en la mayoría de facetas de su desarrollo que viene dispuesto a iniciar una nueva propiedad intelectual con futuro debido a lo interesante y único de su propuesta. En definitiva, el mejor juego de una desarrolladora algo irregular en sus productos finales que la sitúan en primera línea mundial. Sin duda, Lucio Fulci estaría orgulloso.

LO MEJOR:

– La isla de Banoi y su exquisita representación.

– Los zombis: Putrefactos y con capas deformables en tiempo real.

– La inconmensurable cantidad de opciones que otorga en desarrollo de personajes y armas. Puro rol.

– La acción a corta distancia, un sinsentido consciente de golpes y sangre, en la estela de Condemned: Criminal Origins.

– La duración: Enorme.

– La capacidad de inmersión del juego, al alcance de pocos juegos.

LO PEOR:

– No todos los personajes parecen igual de interesantes.

– La acción a larga distancia.

– La generación del escenario es brusca en ocasiones. Perdonable por el tamaño del mapa.

– Pocos modelos de zombis, ya que se repiten demasiado.

– El argumento es un accesorio de la mecánica de juego.

– Pese a la calidad general e interés, algunas misiones secundarias.

– ¿Banoi prohíbe el cabello largo?

DEAD ISLAND – ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y antecedentes.

PÁGINA 2 – Apartado Gráfico y Jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 05 | 09 | 2011