Dance Central 3 era inevitable. En los dos años de vida que atesora Kinect, pocos títulos han conseguido aprovechar sus posibilidades como el simulador bailable de Harmonix, punta de lanza y motivo cuasi único por el que la cámara sigue coronando nuestros salones. Si el primer Dance Central nos sorprendió por su loable detección corporal y el segundo duplicó la sorpresa al permitir el baile simultáneo, la tercera entrega da el do de pecho en modalidades jugables y tracklist.

CUATRO DÉCADAS DE DIVERSIÓN

Como no podía ser de otra forma, el listado de temas es claro protagonista en Dance Central 3, resultando el más variado de las tres entregas. Nos aguarda medio centenar de canciones, todas ellas reseñables en sus respectivas décadas. Preparaos a mover las caderas al ritmo de Ice Ice Baby (Vanilla Ice) o Sexy and I Know It (LMFAO) pasando por el I Will Survive de Gaynor o la mismísima Macarena de Los Del Río.

dance central 3 gameplay

Aunque se mantienen los pasos ejecutados en las primeras centrales de baile, DC3 introduce muchos nuevos, bastante menos ortopédicos. De hecho, éxitos como Euphoria han sido coreografiados por el propio Usher, siendo perfectamente extrapolables a cualquier pista de baile. En este sentido, las animaciones de los personajes han ganado enteros, aunque siga resultando difícil saber en qué fallamos exactamente por mucho que sus contornos se dibujen en rojo.

El modo Bailar nos mete directamente en faena, haciéndonos elegir canción, bailarín y escenario. El tracklist se agrupa en varios modos de dificultad, siendo preferible ensayar las más complejas en la modalidad correspondiente (paso por paso, hasta que el juego nos dé el visto bueno).

HASTA 16 PIERNAS

En el terreno multijugador vuelven las Batallas, en las que dos jugadores bailarán simultáneamente por la mejor puntuación. Las habituales secciones de estilo libre se sustituyen aquí por tandas de movimientos que ejecutar encadenadamente, lo que multiplicará por mucho nuestra puntuación. Igualmente, si conseguimos imitar la pose final, podremos adoptar varias más de forma sucesiva para distanciarnos de nuestro rival.

Duelo de Equipos implicará a un máximo de 8 jugadores (divididos en parejas). Jugaremos varias rondas, consistentes en actuaciones al uso, batallas y hasta tres minijuegos adicionales: “Mantén el ritmo” nos reta a lo propio, “Haz tu movimiento” pide que inventemos pasos a imitar por nuestro rival y “Pon una Postura” supone un combate de poses a cada cual más desequilibrante. El equipo con mayor puntuación tras este mix resultará vencedor. Además, podremos jugar con listas de reproducción (hasta 20 temas por cada), bien prediseñadas, bien de nuestra propia cosecha.

Por último, Que Empiece la Fiesta será la opción perfecta para reuniones multitudinarias. Bastará elegir el tipo de pruebas que queramos disputar y pulsar play. Desde entonces se sucederán múltiples actuaciones, sin que tengamos que configurar perfiles (suficiente con que cualquier jugador se sitúe frente a la cámara para bailar al tema en curso). Será nuestro agotamiento el que decida cuándo termina la sesión, aunque la modalidad también resulte apta para los vagos del grupo, que podrán ejercer de DJ’s gracias a un smartphone o tablet con SmartGlass. Y hablando de agotamiento, no olvidéis pasaros por el modo Ejercicio, muy útil para contar las calorías quemadas tras cada maratón.

SOLO EN LA PISTA DE BAILE

Las posibilidades de Dance Central 3 se completan con los Desafíos LIVE. No, el juego aún no permite el multijugador en línea, pero sí enviar retos de puntuación a nuestros amigos. Igualmente, Harmonix colgará sus propios desafíos, dándonos un tiempo máximo para hacernos con las medallas de oro, plata o bronce.

dance central 3 ingame

Dejamos para el final el modo Historia, la mejor opción para los jugadores solitarios. Encarnaremos a un agente de la Dance Central Intelligence, agencia formada para combatir la amenaza del Doctor Tan, quien ha forjado un ejército de robots dispuestos a esclavizar a la humanidad mediante el baile (muy a lo Space Channel 5). Desde luego, la premisa es absurda como poco, pero no deja de agradecerse alguna excusa en esta secuencia de actuaciones.

Visualmente hablando, Dance Central 3 mantiene el estilo “acartoonado” de la segunda entrega (un servidor prefería por mucho los modelados del primer Dance Central), aunque también un nivel más que aceptable para su propósito. Los escenarios se encuentran más vivos que nunca, apreciándose una mejor sincronía entre música y efectos de luz. Todos los temas se acompasan de un exquisito doblaje al castellano, entre chascarrillos de los protagonistas e instrucciones de baile. Además, podremos navegar por los menús mediante comandos vocales, evitándonos el engorro de seleccionar canciones por gestos.

DANCE CENTRAL 3-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y apartado técnico.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

José Carlos Castillo 24 | 10 | 2012