analisis-cod-classic-pestana
Aprovechando que Modern Warfare 2 llegaba a las tiendas y que su éxito estaba casi asegurado –algo que ha terminado siendo una absoluta realidad–, los chicos de Infinity Ward consideraron que era una buena ocasión para relanzar uno de los títulos clave para entender el actual “boom” del género Shooter: la primera entrega de Call of Duty. Desde hace unas semanas puede descargarse el juego original desde PlayStation Network y Xbox Live e, incluso, aquellos que han tenido la posibilidad de adquirir la Edición Prestigio o Blindada de Modern Warfare 2, lo han conseguido gratis, con un código de descarga incluido como regalo.

Lo cierto es que la jugada le ha salido perfecta a Infinity Ward, que además de seguir rompiendo moldes con su visión de la guerra moderna, nos ofrece la obra interactiva primigenia, el título que dio pie al levantamiento de un género que parecía destinado al PC y que ha terminado siendo el rey y señor indiscutible de las consolas actuales, especialmente en el caso de Xbox 360. Bajo el subtítulo Classic, se esconde una revisión en Alta Definición de uno de los juegos clásicos de los primeros diez años del siglo XXI. Un título que cambio, para bien y para mal, los cánones del género y que es considerado una obra de culto por los usuarios.

La acción y los momentos épicos siguen estando presentes, aunque el paso del tiempo se nota. El juego original fue lanzado al mercado en el año 2003 y, teniendo en cuenta el brutal avance de las técnicas de animación y los motores gráficos actuales, el título queda algo deslucido, aunque el paso a la HD le ha sentado bastante bien y se mantiene esa sensación agobiante y realista de la guerra en determinadas escenas. Lo importante y lo que realmente nos ha llamado la atención es la posibilidad de disfrutar con uno de los juegos clave de la década en nuestras consolas, una notable revisión de un clásico que forma parte indiscutible de la joven historia del sector.

EL HORROR DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

analisis call of duty classic
Call of Duty fue uno de los encargados de poner de moda el género shooter en PC, tal y como ya hemos comentado. Los desarrolladores optaban siempre por mostrarnos el mismo periodo histórico: la Segunda Guerra Mundial. La gran contienda bélica de la humanidad azotó a medio planeta durante buena parte de la década de los años 40 del siglo XX y, aún hoy, mucho esperamos que jamás vuelva a repetirse. Gracias al paso del tiempo, los videojuegos se atrevieron a mostrar tan horrible etapa, y lo cierto es que lo hicieron de la mejor forma posible.

Tras el éxito de películas como Salvar al Soldado Ryan o La Delgada Línea Roja, el sector interactivo decidió que era un buen momento para aportar su visión de los hechos. En este Call of Duty: Classic nos encontramos con la recreación de varios momentos históricos reales, además de determinadas misiones de infiltración y persecución, que aportan el granito de espectacularidad y diversión pura y dura. A lo largo de las diferentes misiones tendremos la ocasión de meternos en la piel de un soldado británico, otro estadounidense y, por último, un soviético.

Aquí encontramos ya una de las principales señas de identificación de la saga. No hay un único protagonista. Hasta tres personajes pasan por nuestro mando, cumpliendo todos ellos con el cliché del género: no hablan, no sienten, no tienen miedo. Con todo, casi siempre estaremos bien acompañados por otros soldados y altos rangos, lo que aporta al título cierta sensación de camaradería que resulta muy atractiva. Pero, sin duda, la campaña más interesante del juego es aquella que nos ofrece la oportunidad de manejar a un camarada ruso, algo que resulta un tanto extraño viniendo de una desarrolladora norteamericana.
call of duty classic analisis call of duty classic stalingrad
Aunque ahora la polémica salpique al gran Modern Warfare 2 por la conocida escena del aeropuerto, lo cierto es que Infinity Ward otorgó un papel destacado a los entonces soviéticos, que hasta el momento no habían tenido mucho peso en las tramas principales de este tipo de historias. Al igual que en la película Enemigo a las Puertas, la recreación de la batalla de Stalingrado pone los pelos de punta y causa verdadero terror. Nos encontraremos desarmados, sin un lugar donde escondernos y nuestra única opción será correr sin rumbo, en busca de la salvación. Es este, sin duda, el capítulo más emocionante y realista del juego, aunque no podemos olvidar, claro está, la última misión rusa, donde debemos tomar el Reichstag y hacer ondear la hoz y el martillo en la propia Berlín. Toda una gozada.

Así, nos encontramos con una línea argumental divida en tres frentes, todos ellos perfectamente identificables y muy elaborados, siendo el ruso el que consideramos más interesante. Deberemos detonar armas antiaéreas, sobrevivir cueste lo que cueste, proteger posiciones importantes, eliminar a todo el que se ponga en nuestro camino e, incluso, intentar sobrevivir en una persecución automovilística. Una gran variedad de situaciones que hacen de este Call of Duty: Classic un título divertido y ameno, con diferentes niveles de dificultad, para que sea el propio usuario quien decida a qué experiencia quiere enfrentarse.

APARTADO GRÁFICO

Como ya hemos dicho, el motor gráfico del título se ha quedado un poco desfasado. Debemos entender que el juego fue lanzado al mercado en el año 2003, por lo que es muy lógico que el paso de los años haya hecho mella en el mismo. El ID Tech 3 fue un éxito importante en su momento de aparición, pero ahora resulta mucho menos llamativo. A pesar de todo, debemos reconocer que el paso a la Alta Definición le ha sentado de maravilla, ofreciendo un resultado final bastante decente.
call of duty xbox live call of duty classic review
Al tratarse de un juego que puede ser adquirido mediante descarga digital, habrá quien no exija un gran apartado visual, aunque hoy por hoy se lanzan verdaderas joyas en este sentido. De todas formas, debemos comprender que este Call of Duty: Classic sólo ha experimentado un ligero lavado de cara, por lo que sería absurdo pedirle unos gráficos mejores. El título ha sido adaptado al formato panorámico, continúa ofreciendo paisajes notables y las facciones de los personajes se distinguen con claridad. A pesar de esto último, no podemos dejar de mencionar algunos problemas de texturas en determinadas cargas de partida, lo que sin duda le resta algunos puntos.

Determinadas misiones irán acompañadas por vídeos de introducción donde conoceremos la orografía del lugar y podremos contemplar imágenes reales del conflicto. Se consigue de esta forma afianzar esa sensación de realismo que tanto se busca y se logra, por otra parte, que el usuario aprenda algo del aciago periodo. Los efectos lumínicos, de humo y demás elementos interactivos resultan llamativos, aunque las comparaciones con títulos actuales pueden resultar horribles.

Entendemos que el juego tiene ya unos años y que por ello ha quedado algo desfasado, pero sigue siendo igual de disfrutable que en 2003. Aunque visualmente no pueda ser considerado una joya, su capacidad para crear una buena inmersión dramática y su sana intención de ofrecer un espectáculo al más puro estilo cinematográfico, hacen que olvidemos sus carencias y nos centremos únicamente en la experiencia de juego.

ANÁLISIS DE CALL OF DUTY: CLASSIC-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción, historia y gráficos.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, multijugador y sonido.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Antonio López 20 | 12 | 2009