CONCLUSIONES


Bulletstorm pertenece a una estirpe de juegos que, de estar en extinción, parece que vuelven con más fuerza que nunca. Diversión pura y hormonal al servicio de uno de los sistemas jugables más interesantes de los últimos años. Adictivo pese a la repetición de situaciones y llamativo a nivel visual, cuenta con la garantía de suponer un descanso al trajinado mundo de los juegos de acción bélicos en primera persona.

Su inmediatez y la falta de seriedad dotan al título de People Can Fly de un aura especial y carismática que lo sitúa en un campo gravitatorio sólo apto para los más excéntricos, humorísticos, descabellados y competitivos a nivel numérico, el mismo de los Duke Nukem -ahí el gran homenaje de la patada de Gray, protagonista de Bulletstorm-, de Postal, de The Club o Bayonetta. Y todo esto doblado al castellano, no cabe hablar más. Diversión pura, sin duda.

LO MEJOR

– Su artístico diseño de escenarios. Llamativos y exagerados.
– El sistema jugable, directo y divertido gracias al látigo.
– La competitividad creada por el Disparo de Habilidad o “Skillshot”.
– Que el argumento sea esclavizado por la acción y la jugabilidad.
– El humor zafio.

LO PEOR

– El multijugador online y la ausencia del mismo sin línea.
– Campaña corta. Aunque no más que otros títulos similares.
– Excluyendo las patillas de Gray, lo estereotipado de los personajes -algo buscado a propósito, no obstante-.

BULLETSTORM-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e influencias.

PÁGINA 2 – Jugabilidad, gráficos y multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 07 | 03 | 2011