SISTEMA DE LUCHA Y CRAFTING, SUS MEJORES BAZAS

Muchos fallos que están directamente relacionados con el guion, los personajes y la excesiva ambición hacen del juego de Spiders un título irregular, pero de eso hablaremos después. El gran valedor de Bound by Flame es su sistema de lucha. Deberemos aprender mecánicas simples pero efectivas de los enemigos, adoptar una pose, ya sea de ataque o no, y derrotarlos. Se encuentra a años luz de The Witcher, el mejor sistema de lucha para los juegos del estilo no basados únicamente en los combates –Demon/Dark Souls-, pero es divertido y siempre apetece utilizarlo, más que hablar con el resto de NPC, lo que no dice mucho a favor de la narrativa del juego.

Bound by Flame

Podremos alternar estilos de combate, lucha pesada y rápida, con diferentes armas, un elemento traído de los hack’n’slash pero reduciendo velocidad. Los “parries” se convertirán en la mejor forma de atacar y los puntos de experiencia mejoran ostensiblemente nuestra capacidad de combate, algo que se puede palpar y que da muestra del buen trabajo de Spiders, remasterizado de anteriores juegos.

Los enemigos son difíciles y duros, lo que hará que en los niveles altos podamos desesperarnos en algunos puntos. Es recomendable abogar por un nivel de dificultad básico o, por lo menos, huir del más avanzado, que eleva el poder de los enemigos cual Goku transformado, pero de manera demasiado irreal. Reckoning se aparecerá en nuestra mente mientras jugamos, lo cual no es malo, pero dice poco de la originalidad del producto que nos encontramos.

El sistema de crafting, tan de moda desde que los cuadraditos de colores lo invadieran todo, es otro de los puntos que nos adentran en los combates y nos hacen investigar los escenarios. Al modo de un DayZ o Minecraft podremos crear complementos para nuestras armas y armaduras así como también objetos nuevos. No es un sistema enorme por el número de ingredientes disponible, pero sí es muy lógico y satisfactorio.

 

PASTICHE DE JUEGOS DE ROL Y DIÁLOGOS DE SERIE Z

Una vez hemos hablado de los aspectos que convierten a Bound by Flame en un juego divertido vamos a los negativos, cuya sombra ha hecho que le lluevan críticas pero que, en realidad y con perspectiva, pueden no tomarse así. Por una parte, el título no sobrepasa en ningún momento las 20 horas, algo que, viendo el género en el que se enmarca, se antoja corto. Los juegos de rol europeos suelen aumentar mucho su duración con tareas secundarias, muchas de ellas aburridas y que tan sólo sirven para falsear la experiencia. Bound by Flame no tiene muchas, es un juego con escenarios cerrados que no deja opción a nada más, por lo que las 20 horas pueden ser suficientes… para un título de 30 euros. Su duración en realidad beneficia al título de Focus y lo convierte en una experiencia divertida y breve que, en caso de durar más tendría otra percepción para el jugador.

Bound by Flame

Al margen de las horas totales, destaca negativamente la sensación y el déjà vu constante que tiene el usuario al jugar. Bound by Flame es un Frankenstein, un mix más propio de Máquina Total 7 en el que masacra sin dudar aspectos de otros juegos que ya os podéis imaginar como The Witcher, Dark Souls, Dragon Age, Reckoning o Skyrim -en el aspecto del compañero no jugador-.

Cada personaje lo hemos visto y oído con anterioridad, sus barbas y armaduras así como los enemigos. Todo es recurrente a otras joyas del género que a su vez copian a otras joyas de la literatura. En la modalidad medieval y fantástica es difícil ser original, lo reconocemos, pero es que Bound by Flame no ha tenido ningún reparo en copiar personalidades y situaciones de la propia historia de otros juegos. Es por ello que no atenderemos más de lo necesario a contar la sinopsis del título ya que no es más que un elemento secundario de buenos contra malos. Es el personaje principal, misógino/a y rebelde, el que más atención atrae. Queremos escuchar sus diálogos irrisorios pero divertidos con su álter ego diabólico así como con otros personajes. De esas líneas de diálogo se extraen algunos de los mejores momentos no activos del título. Eso sí, muchas veces notaremos el exceso “creativo” de Spiders a la hora es escribir el guion, queriendo llamar la atención con frases fuera de lugar.

 

ANÁLISIS DE BOUND BY FLAME – ÍNDICE

Adrián Hernán 15 | 05 | 2014