La saga Borderlands expande sus fronteras en la tercera edición llevándonos a territorios inéditos. Pandora se ha quedado pequeña en Borderlands: The Pre-Sequel y las llanuras rocosas del planeta expanden sus horizontes hacia su luna, Elpis, para presentarnos una nueva aventura en la que seremos contratados, ni más ni menos, que por ¡Jack el guapo!, antes de su escalada malvada en Borderlands 2.

La mitología de la franquicia se pone en marcha en Borderlands: The Pre-Sequel para traer de vuelta a un elenco de personajes conocidos con los que viviremos una historia nexo entre las aventuras de Borderlands (2009) y Borderlands 2 (2012). De ahí su peculiar título de “presecuela”: precuela al último publicado y secuela del título original.

Borderlands: The Pre-Sequel

Del desarrollo de esta nueva aventura se han encargado Gearbox Software, responsables de la franquicia, y el estudio 2K Australia, y cierra la trilogía para las mismas plataformas que han aparecido los títulos anteriores: PlayStation 3, Xbox 360 y PC. Pocos cambios (incluso en la interfaz) como para dar el salto a las next-gen, pero suficientes, sin embargo, para justificar la nueva entrega. La fórmula de Gearbox Software que combina sandbox, rol y shooter en primera persona, se repite una vez más en la saga, aunque con nuevas mecánicas que diferencian esta tercera entrega de las anteriores. Otras de las señas de identidad que no fallan son su estética cel shading y su humor.

La trilogía se cierra con la historia del ascenso al poder de Jack el guapo, el villano principal de Borderlands 2 y además lo hace por todo lo alto, con cambios en la jugabilidad que reinventan la IP sin faltar a sus orígenes. Resulta que el carismático Jack el guapo no llega hasta su posición en Hyperion por sí solo, y que la intervención de ciertos buscacámaras será providencial: ¡en las que nos tenemos que ver!

 

4 buscámaras con habilidades únicas

Una de las características principales de este juego son sus clases de personaje, identificados en cuatro personajes diferentes. En esta entrega, contamos con Nisha (la justiciera), Athena (la gladiadora), Wilhelm (el forzador) y Claptrap (el fragtrap), viejos conocidos para los que han seguido la saga de 2K Games.

Cada uno de ellos cuenta con tres árboles de evolución, mercado negro (ópalos) y potenciadores que desbloquearemos al reunir puntos de cabronazo (y que podremos compartir entre personajes). Y lo más importante, disponen de una técnica propia fundamental para el combate.

Cada árbol de evolución lleva a habilidades que harán de nuestro personaje un auténtico quebradero de cabeza para los enemigos; por ejemplo Nisha puede llegar a copiar el revólver que empuña para disparar doble y Wilhelm activa un cañón láser vengativo cuando se rompe su escudo.
En cuanto a los rangos de cabronazo, se consiguen completando desafíos. Al aumentar de rango, se obtienen códigos de recompensa que desbloquean bonificaciones para el personaje en forma de porcentaje. Estos códigos añaden porcentajes a valores como regeneración de escudos, puntería, vida máxima, etc.

El desarrollo de los personajes a través de estas características desbloqueables es más importante que nunca en esta tercera edición, cuya dificultad es algo más alta que en títulos anteriores. La dificultad de la campaña para un jugador está poco equilibrada, sin embargo cuando optamos por el nuevo coop online para cuatro, la cosa cambia.

 

Bienvenidos a Elpis

El juego comienza con Lilith (Bordelands) interrogándonos, por lo que el juego es la historia de todo lo que hemos hecho desde que fuimos contratados por Jack hasta ese momento. Borderlands: The Pre-Sequel comienza con Jack atacado en una estación espacial por los soldados de Dahl, y él mismo nos enviará a la superficie de la luna de Pandora, Elpis, para detener una señal que bloquea nuestra huida. Con ese objetivo bajaremos a tierra y comenzaremos a hacer recaditos para unos y otros, por aquí y por allá.

Borderlands: The Pre-Sequel

Mientras que en Borderlands y Borderlands 2, las primeras misiones-tutoriales eran algo lentas, en The Pre-Sequel no se andan con chiquitas y desde el principio encontramos acción, que de manera gradual nos va metiendo en la historia (por supuesto tras los pasos de un Claptrap), también algo más elaborada que sus entregas pasadas.
En Elpis, BTP rescata a otros viejos conocidos de la franquicia como Lilith, Roland o Moxxi, por lo que los seguidores de la franquicia encontrarán esta aventura muy gratificante.

 

Nuevas mecánicas que cambian el juego

Por si fuera poco estar pendientes del estado del escudo, la salud y la munición, Borderlands: The Pre-Sequel añade una nueva variable a tener en cuenta: el oxígeno. La superficie de Elpis no tiene atmósfera y además, cuenta con poca gravedad, ambos factores serán determinantes para la forma en la que nos moveremos durante todo el juego. E incluso la forma de derrotar a los enemigos (dispara a la cabeza para romper su fuente de oxígeno y que vayan muriendo por sí solos mientras te cubres).

En BTP, no vale solo esconderse cada vez que caiga nuestro escudo y esperar a que se regenere. Cuando estemos agotando el oxígeno, tendremos que salir a repostar (del que tiran los enemigos o los accesos naturales –o artificiales- que encontramos por el mapa). La IA de de la saga nunca había destacado por pasiva, pero los enemigos son algo más agresivos en esta tercera entrega: intentan ganarnos la espalda y aprovechan la poca gravedad para saltar hasta nosotros casi sin que nos demos cuenta, ¡bendito mapa que marca cada enemigo!

Borderlands: The Pre-Sequel

Nosotros también seremos capaces de dar saltos más grandes y suspendernos en el aire, lo que presenta una acción más vertical que en anteriores entregas (y que tan de moda está últimamente). Al principio costará cogerle el gusto a las plataformas y a apuntar mientras estamos en el aire, pero sin duda nos da un respiro para la lluvia de balas en la que nos vemos envuelto emboscada de enemigos tras emboscada.

Las armas creadas de forma aleatoria por primera vez cuentan con daño de ráfaga láser o proyectiles de hielo, pero como siempre, lo más difícil es decidirse por cuáles llevar. Al principio podremos portar dos, pero después ampliaremos hasta cuatro espacios. También se repite la abundancia de munición, constante en la saga, ya sea por las cajas que encontramos o por las máquinas expendedoras, así como los vehículos para desplazarnos.

Como sus predecesores, el título cuenta con un impecable doblaje al castellano y una traducción que respeta el carácter gamberro de Borderlands (rango de cabronazo, las bromas de Jack o Claptrap…).

 

¿Último viaje a Pandora?

En definitiva, Borderlands: The Pre-Sequel se erige como una despedida más que digna de la saga, al menos en PS3 y Xbox 360. Con novedades que revitalizan la fórmula pero no tantas como nos gustaría, esta tercera entrega se apoya más en la historia que se quiere narrar y el nuevo escenario, que en un salto de motor o capacidades gráficas.

La falta de gravedad y la falta de atmósfera nos obligan a reinventar la forma en la que estamos acostumbrados a jugar en la saga Borderlands, añadiendo dos nuevos parámetros que, bien usados, serán una baza importante a la hora de atacar a los enemigos.

Análisis de Borderlands: The Pre-Sequel

La diversión vuelve a estar asegurada en la tercera entrega de una saga que con poco, ofrece mucho. La “libertad” para la exploración de territorios extensos (hasta donde aguante al oxígeno), el enfrentamiento con montones de enemigos, el saqueo continuo, la evolución de los personajes… aseguran horas y horas a los mandos sin casi darnos cuenta. Sin más, una ampliación del mundo Borderlands que conocemos y adoramos, pero eso no es malo.

 

Lo mejor

  • Lo bueno de la saga Borderlands con añadidos como la falta de gravedad o el cambio de escenario

Lo peor

  • Pocas sorpresas
  • Continúan los tiempos de carga entre zonas/mapas
  • Algunas texturas tardan en cargar; en general, no se ha mejorado en gráficos
Rocío González en 28 | 10 | 2014