Capcom vuelve a ofrecernos un título descargable enfocado al público más tradicional con esta secuela del genial Bionic Commando Rearmed, un título que consiguió convencer a propios y extraños cuando aterrizó en las plataformas habituales de descarga en PS3 y Xbox 360. Ahora nos llega un nuevo Nathan Spencer con bigote, las mismas ideas jugables y pequeños cambios, que se antojan insuficientes pero correctos para ofrecer un título decente.

Los encargados de desarrollar esta nueva propuesta han sido los chicos y chicas de Fatshark, que debieron pensar que si algo ya funcionó bien una vez no era necesario realizar muchos retoques. El resultado es un juego divertido, con opciones multijugador cooperativas que gustarán a los amantes del juego en casa con amigos. No obstante, se nota cierta desgana a la hora de planificar los escenarios o de ofrecer atractivos que no estuvieran presentes en la primera parte, algo que podría afectar al resultado final de la obra. Veámoslo paso a paso.

BIGOTAZO DIGITAL

Como sabréis la gran mayoría, la saga Bionic Commando apareció por primera vez en el ya lejano 1987. Se convirtió en uno de esos juegos clásicos, que encantaban a los usuarios de toda la vida y que Capcom decidió devolver a poner de moda con una adaptación contemporánea, donde el planteamiento jugable fuera similar y, sin embargo, ofreciera los suficientes cambios técnicos como para lograr convencer a los jugadores de hoy.

Dicho y hecho. La compañía readaptó Bionic Commando Rearmed con notable solvencia, ofreciendo gráficos sencillos en 3D dentro de una historia de jugabilidad horizontal que tan buenos momentos nos dejó en años previos a las “modernuras” de ahora. La segunda parte no se ha hecho esperar y el resultado ha sido aceptable, aunque se echa en falta algo de valentía por parte de Capcom a la hora de innovar en varios aspectos. Algo que, por otra parte, bien podría explicarse con Bionic Commando, el título desarrollado por Grin para la actual generación en formato físico que resultó ser un pequeño fiasco.

Sea como fuere, y volviendo al título que nos ocupa, nos encontramos con un juego directo, menos complicado de lo que cabría esperar y donde la principal novedad viene dada con la incursión del salto como opción jugable. Y es que, hasta ahora, la posibilidad de saltar libremente por el escenario permanecía inédita en la franquicia. Aunque los incondicionales pueden tachar su inclusión de herética, lo cierto es que era necesario para los jugadores menos experimentados. El problema se presenta cuando comprobamos que los escenarios no han sido pensados para saltar y el control responde con ciertos problemas a la ejecución.

Lógicamente, todo esto queda como un mal menor cuando comprobamos que el gancho biónico que porta nuestro protagonista sigue siendo tan efectivo como lo era antaño. No deberemos calentarnos mucho la cabeza para acabar con los enemigos de los diferentes escenarios, aunque si tendremos que preocuparnos de intentar sobrevivir hasta los enemigos finales, algunos de los cuales rozan dificultades bastante intensas. La duración de la obra resulta de lo más acertada y el nivel gráfico es muy variado, con paisajes de todo tipo y un buen uso de los colores. La sensación de profundidad 3D está muy conseguida, ofreciendo en conjunto una obra a destacar en el plano técnico y visual pues sorprende por su evocación retro y su colorida paleta gráfica.

¡ADELANTE GADGETOBRAZO!

Pero, como habréis podido adivinar leyendo entre líneas, el apartado más importante de Bionic Commando Rearmed 2 es el jugable. Como ya hemos comentado, el brazo biónico del protagonista será el principal arma que debamos manejar. Aunque la inclusión del salto pueda parecer interesante, realmente supone perder una señal de identidad que hacía de la saga algo grande, difícil, ideal para los jugadores más clásicos. Esto no significa que la obra sea sencilla, ni mucho menos, pero para ser el elemento novedoso más destacado, no termina de convencer.

Los controles responden con algo de lentitud y esto supondrá la aparición de “Game Over” en más de una ocasión. Con todo, otras novedades son mejor recibidas, como la ampliación del componente de exploración, imprescindible para conseguir tener la barra de vida al completo y poder superar así algunos retos complicados. El mapa gana en interactividad y ofrece más recovecos para que nuestro bigotudo amigo explore con su gancho y sus armas, más variadas y efectivas que en la entrega anterior. Cada uno de los niveles que componen el título tendrá algún secreto oculto, ideal para aquellos que gustan de completar un juego al 100%.

Otro de los aspectos positivos del título es su vertiente cooperativa. Bionic Commando Rearmed 2 es un juego retro que presume de ello y no existe mejor manera de comprobarlo que con su modo multijugador local. La cooperación se convierte en otro de los aspectos más destacables de la obra, que hace de la nostalgia su principal arma de destrucción y convence a todos aquellos que pasaban horas y horas con sus amigos, en la misma consola y con un par de mandos. Es una lástima que esta opción multijugador no incluya la vertiente en línea, ya que no todos podemos permitirnos el lujo de tener amigos cerca cuando nos apetece jugar.

En el plano jugable, el título de Capcom presenta aciertos y errores, algunos de los cuales nos pueden poner de los nervios en más de una ocasión (saltar e intentar agarrarse con el gancho puede ser frustrante). Resulta curioso comprobar como le pedimos novedades a una obra que pretende ser un ejemplo de juego retro, pero todo queda comprendido a la perfección tras varios minutos de juego. Bionic Commando Rearmed 2 no es perfecto, pero puede ser muy disfrutable en compañía, ofrece un apartado gráfico y sonoro notable y llega completamente en castellano. Una opción a tener en cuenta para los amantes de lo retro y de los desafíos interactivos.

BIONIC COMMANDO REARMED 2-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Antonio López 10 | 02 | 2011