Con Battlefield Hardline la saga FPS de EA deja las trincheras para cambiarlas por las peligrosas calles de Miami y una nueva dinámica de policías y ladrones que configurará el modo historia y también el multijugador. A pesar de que un elevado porcentaje de los seguidores de esta saga tienen su mira puesta en el apartado online, el juego se saca de la manga una excusa perfecta para que prestemos atención también a su campaña: una singular estética de serie de televisión americana que le da a la campaña un plus de interés, como algo más que un mero entrenamiento para saltar al juego en línea.

Pantalla de título de Battlefield Hardline

Visceral Games, responsables de la saga Dead Space o Dante’s Inferno, presentan un modo historia con aspiración de estar en el prime-time americano de los martes noche; por historia y por dirección, aunque coquetea más con los viernes. El protagonista de una trama de mafias, sobornos y traiciones es el detective Nick Mendoza, que junto a Khai Minh Dao investiga una peligrosa red de tráfico de drogas que está llenando las calles de Miami, y que se expandirá por muchas otras ciudades estadounidenses. Esta nueva entrega de la franquicia añade a su campaña algo más que acción pasillera: los episodios nos dejan en escenarios abiertos, a veces con varios objetivos que podremos atender en el orden que queramos, y los tiroteos se complementan con investigación y sigilo (opcional), que incluye acciones tan propias de la policía como intentar detener sin herir a los sospechosos (enseñando la placa y apuntándoles sin disparar) y otras como utilizar un escáner para identificar a los malos o buscar pistas. El resultado es que se duplican nuestras opciones a la hora de abordar las misiones, y se pone una pausa al ritmo frenético que suele conducir a esta saga.

Uso del escáner para localizar criminales e identificarlos y buscar pistas

La verticalidad está apenas presente en el juego, pero hace su aparición con un gancho que podemos lanzar para escalar paredes (y podemos descender montando una tirolina). Como el resto de armas, también estará presente en el online.

Para el diseño de los personajes principales Visceral Games se ha basado en los actores americanos Nicholas González (Ley y Orden: SVU), Julian Dawes (House of Cards), Kelly Hu (Arrow) y Alexandra Daddario (Percy Jackson, True Detective), entre otros. No es la única conexión seriéfila-cinematográfica del título, y es que para la dirección y el guión se ha contado con el veterano Bill Jonshon (El Ala Oeste de la Casa Blanca, Justified) y Wendy Calhoun (Revenge, Nashville), respectivamente. Mención aparte para los “próximamente” que encontramos al abandonar el juego tras un capítulo: no escapa a nadie la intención del estudio y molan mucho.

Nick Mendoza en Battlefield Hardline

 

Pero vamos al grano…

La nueva entrega en la saga Battlefield ha abandonado el tema principal hasta ahora, la guerra, para acercarnos un shooter en primera persona en el que se enfrentan policías y ladrones, que lleva el combate mucho más cerca de la puerta de casa. Esto no solo afecta a la historia de campaña (donde estamos en el bando de la ley), también los modos del online se ven determinados por estos dos bandos enfrentados.

El modo multijugador de Battlefield Hardline es fluido, rápido, destructivo y los equipos están bien nivelados. Las partidas aceptan hasta 32v32 jugadores (según modo y mapa) y el juego cuenta con ocho modos de juego y nueve mapas diferentes, en los que se mezcla acción a pie y con todo tipo de vehículos. Las partidas son cortas, algunas con rondas de pocos minutos, con excepción del modo Todos contra todos, en el que hacen faltan 500 bajas para establecer un ganador. Los jugadores tienen cuatro clases para elegir: operador, mecánico, especialista o tirador, lo que básicamente nos dará acceso a unos tipos de armas u otros, y podemos cambiar tras cada vida que perdamos, en la misma pantalla donde elegimos dónde desplegar a nuestro avatar.

Elige entre clases en la pantalla de espera para ser desplegado de nuevo Battlefield Hardline

DICE saca partido a la dinámica de policías y ladrones para presentar modos de juego clásicos pero con algunas variantes, entre los más divertidos de esta nueva entrega Battlefield están Puente (con el que se puede conseguir mucho dinero ingame) y Atraco (que ya probamos en la beta).

Puente presenta el clásico Conquista de una manera diferente, introduciendo el factor conducción: los puntos de control son vehículos marcados que los cacos intentan robar y que al mismo tiempo la policía intenta recuperar. Los jugadores los conducen por todo el mapa descontando tickets al otro equipo. De esta manera Puente se convierte en un divertidísimo modo en el que además, es muy fácil ganar monedas mientras vamos conduciendo o montados en un coche marcado dedicados a disparar a los enemigos. En Battlefield Hardline se conduce bien y hay muchos vehículos diferentes; entre los marcados podemos encontrar desde deportivos a camiones cisterna, aunque también podremos sobrevolar el lugar montados en un helicóptero.

Divertido Modo Puente en Battlefield Hardline

El cinematográfico modo Atraco ya lo pudimos ver en la fase de beta de Battlefield Hardline y es la esencia de ladrones contra policías, donde los primeros deben reventar cajas fuertes y hacerse con el botín (y huir en helicóptero de la zona con los paquetes) y la policía debe hacer todo lo posible para evitarlo, ya sea en un banco o una mansión (algo así como el clásico capturar la bandera, pero versión polis y cacos). Por su parte, el modo Dinero Sangriento elabora un poco más el espíritu del modo Atraco con una dinámica un tanto diferente: los ladrones tienen que conseguir llenar su furgón de dinero (robado) con el dinero que hay escondido por el escenario y el que guarda la policía, y los hombres de uniforme deben recuperar todo el efectivo y guardarlo en su furgón. Se puede robar del montón de dinero común (situado en mitad del escenario) o de los furgones, por lo que el modo se convierte en un ir y venir frenético y muy divertido.

Modo dinero sangriento en Battlefield Hardline

En Punto de mira, la policía tiene que escoltar a un chivato (VIP) hasta un lugar seguro, mientras que sus antiguos compañeros de fechorías deben acabar con él antes de que hable. La mayor virtud de este modo de juego es que el escenario es muy pequeño, las partidas muy rápidas y no hay regeneración. Otro en el que no hay segundas oportunidades es el modo Rescate, en el que hay rescatar o evitar que rescaten a dos rehenes (con la liberación de uno basta para que los policías se lleven el gato al agua).

Por último no podían faltar los típicos Conquista y TCT: Equipo, deathmatch por equipos a 500 bajas.

En cuanto a mapas, encontramos nueve de serie, que se quedan algo cortos por la poca variedad de los mismos. Si bien es cierto que encontramos ciudades y zonas casi desérticas o mansiones a varias alturas, la temática de todos los mapas parece no compaginar del todo con la estética de la campaña donde las misiones son más urbanitas y no es siempre de día. El sistema Levolution de Battlefield 4 vuelve a estar presente y vemos diferentes tipos de eventos en los mapas como grúas que se caen o edificios en llamas.

Modo Rescate de rehenes de Battlefield Hardline

Sin contar el ataque DDoS que sufrió en su versión para Xbox One los primeros días, DICE ha superado con creces el lanzamiento de Battlefield Hardline, una dura prueba tras el fiasco de Battlefield 4. Desde el primer día, en las salas más populares (TCT, Atraco, Puente) no ha faltado gente y los servidores están funcionando correctamente y sin esperas.

 

Gráficos y sonido

Visceral Games ha hecho un buen trabajo con Frostbite 3 y el resultado en campaña es aceptable, sobre todo en la fisonomía de los protagonistas. Algunos escenarios parecen algo vacíos, pero en general las sensaciones son buenas y no nos hemos topado con molestos bugs ni texturas remolonas. En el multijugador las texturas y la iluminación empeoran considerablemente, pero cómo si hubiera tiempo para pararse a mirar el paisaje. 

Hemos probado la versión para PlayStation 4, y podemos decir que no estamos ante los mejores gráficos que han pasado por next-gen, aunque ya es habitual en los multiplataformas que cuentan con versión en la séptima generación. De hecho, las versiones de PlayStation 4 y Xbox One, no consiguen llegar al full HD, quedándose PS4 en 900p y una tasa de 60fps y la consola de Microsoft en 720p y también en 60fps.

En el apartado de sonido destaca el doblaje completo y muy bueno al castellano, tanto en la campaña como en el multijugador.

 

Convence pero no innova

En resumen, Battlefield Hardline merece el cambio de nombre pues presenta claros cambios que lo diferencian con la línea tradicional de Battlefield, aunque en esencia es poco lo que ha cambiado. Se ha introducido una nueva dinámica de policías contra ladrones que da pie a varios modos multijugador muy divertidos, como Puente, un captura la bandera con puestos tan móviles como pueden ser vehículos. En la campaña, el intento de innovación viene por un perfil cinematográfico de la historia y la dirección, y la introducción de mecánicas jugables de sigilo e investigación. En conjunto, Visceral Games y DICE han apuntado en buena dirección pero se aprecia mucho margen para haberse diferenciado más, con ideas más nuevas, y quizá menos cotidianas.

Modo historia con sigilo e investigación en Battlefield Hardline

El plato fuerte del juego sigue siendo su apartado en línea, y ofrece horas y horas gracias a sus ocho modos y un sistema de progresión muy interesante, con una amplia variedad de armas para comprar, y perks que desbloquear a través de Battlepacks y una tienda ingame.

Si bien los gráficos no están en lo más alto de la generación, la versión next-gen luce más que aceptable, sobre todo la campaña y el online, aunque menos detallado por motivos obvios, se muestra tan destruible como aquel y equilibrado entre lo aceptable y lo fluido. En este resumen no podemos olvidar tampoco el esfuerzo de localización del juego, completamente traducido y doblado al castellano.

 

 

LO MEJOR

  • Divertidos nuevos modos para el online (de cabeza a Puente)
  • Una campaña que introduce sigilo e investigación como pilares para desmarcarse de la ‘saga madre’ (junto a crimen/ley)
  • Detener ladrones enseñando la placa y poder pararlos con el táser
  • Los ‘próximamente’

 

LO PEOR

  • Poca variedad de mapas
  • La historia va de más a menos
  • Poca innovación general

 

Rocío González en 30 | 03 | 2015