Todavía permanece en nuestra memoria el momento de analizar Batman Arkham Asylum, pues es difícil olvidar un título que, de la mano de Rocksteady Studios, se convirtió en una de las sorpresas del año en particular y en el mejor videojuego de superhéroes de la historia a nivel integral.
analisis batman arkham city

Sus secretos: un apartado visual basado en el versátil Unreal Engine que permitía la combinación de un sistema de texturas sorprendente, una densidad poligonal digna de los grandes y un sistema de iluminación perfecto para la representación de los entornos lúgubres y opresivos presenten en el famoso e inquietante asilo.

UN INICIO DE LA SAGA SOBERBIO

Pero no todos son gráficos en esta vida; Rocksteady demuestra la importancia de un desarrollo variado a la par que sorprendente para elaborar una de las propuestas más apasionantes, divertidas y desafiantes del año. Apasionante porque Batman Arkham Asylum no se limitaba a definirse como un videojuego de acción de superhéroes, sino que indagaba en mecanismos interactivos más complejos para ofrecernos un entorno pseudo-sandbox de sorprendente coherencia, donde aspectos como la investigación, la evolución del personaje principal y el sigilo se combinaban a la perfección.

Apasionante debido a que nos regalaba momentos de auténtico thriller interactivo, con memorables secuencias jugables que, el algunos momentos, llegaban incluso a rozar los límites que nos llevarían hasta el terreno del Survival Horror, mientras avanzávamos a través de la historia desbloqueando zonas inéditas gracias a nuestras nuevas habilidades, en la línea de sagas tan emblemáticas como The Legend of Zelda o Metroid.

Divertido a raíz de su sistema de control, preciso como una roca, que permitía una creatividad sin límites en el jugador a la hora de acabar con sus adversarios, utilizando el ataque directo, el sigilo y los mecanismos evasivos fundamentales en cualquier videojuego de acción que se precie.

Y desafiante debido a la inclusión en cada estancia de un pequeño acertijo perpetrado por el esquivo Enigma, algo que resultaba realmente complejo si se querían encontrar todas las interrogaciones escondidas a lo largo y ancho de los escenarios del juego a partir de las pistas que nos daba nuestro enemigo.

Si habéis completado el título anterior os sentiréis muy identificados a leer esta página, y si no os recomendamos encarecidamente su adquisición, pues Batman: Arkham Asylum es uno de los mejores videojuegos de la generación. Ante tal panorama, y a medida que se acercaba el lanzamiento de la esperada secuela, nos resultaba más y más difícil que el nuevo videojuego protagonizado por el Caballero Oscuro consiguiera, de nuevo bajo la batuta de Rocksteady Studios, superar el excelente nivel que alcanzó Arkham Asylum.

Si, es cierto que ahora del espectacular Asilo pasamos a un entorno mucho mayor, que nos encontraremos con más personajes, que la importancia de Bruce Wayne es netamente superior en esta entrega, y que protagonistas tan queridos como Vicky Vale o Catwoman se unen al plantel junto a antagonistas de la talla de El Pingüino, Dos Caras o Hugo Strange. Pero incluso esto eleva la dificultad de recrear un planteamiento interactivo sólido y coherente: ya se sabe, suma factores al conjunto y elevarás la dificultad del problema. ¿Habrá dado Rocksteady con la fórmula perfecta para resolver tamaña ecuación?

HAY QUE CERRAR ARKHAM CITY

Las calles de Gotham City viven momentos de incertidumbre, de contradicciones morales y, en general, de inestabilidad ciudadana. Desde que Hugo Strange consiguiera luz verde para la creación de Arkham City, debido a que instituciones penitenciarias del calibre de Arkham Asylum se estaban quedando pequeñas para tanto criminal, la polémica se ha desatado en diferentes escenas sociales.
batman arkham city joker
Como contrapunto a esta situación, Hugo Strange se ha ganado el respeto de una gran parte de la sociedad porque sus métodos, aunque muy polémicos, han conseguido que las calles de Gotham City sean cada día más seguras a nivel general. No obstante, el hecho de que una importante parte de la ciudad se haya destinado a la creación de una cárcel de descomunales proporciones, donde muchos delincuentes se desenvuelven con total libertad a expensas de la ley, ha obligado al multimillonario Bruce Wayne a inmiscuirse en temas políticos más de lo que hubiera deseado. Desafortunadamente, y ante la sorpresa de la prensa y los ciudadanos, el influyente Wayne es reducido y destinado a la prisión que el mismo quería boicotear.

Bajo este telón de fondo comienza la nueva aventura interactiva del Caballero Oscuro, donde deberemos aprovechar al máximo las habilidades de este versátil superhéroe en lo referente a la lucha cuerpo a cuerpo, la exploración de entornos complejos, el sigilo y la investigación en tiempo real. Todo ello llevando hasta el límite el concepto diseñado para Arkam Asylum teniendo en cuenta que las proporciones del espacio escénico interactivo se multiplican para la ocasión, mostrándonos una Ciudad de Arkham realmente extensa en su representación y detallada en lo que al motor gráfico se refiere.

UN TODO EN UNO MAGISTRAL

El desarrollo de Batman Arkham City nos propone una combinación de diferentes géneros dentro de un mismo producto. Tal y como hizo Asylum, el nuevo videojuego de la saga conserva una estructura interactiva basada en las aventuras de acción, con un componente Sandbox muy potenciado, matices bastante acusados de Rol y mecanismos basados en videojuegos de sigilo e investigación.
Lo más sorprendente de todo ello reside en lo compacto que resulta el conjunto: las dosis de cada elemento son las justas para crear una aventura totalmente fundamental para cualquier videojugador que se precie. Por una parte, su componente de acción es tan bueno, que podríamos encontrarnos ante uno de los títulos que aprovecha mejor su condición de beat’em’up. Luchando contra nuestros adversarios podremos efectuar una gran cantidad de ataques Melee, bloquear su acometidas gracias a nuestro instinto para efectuar contraataques o agarres de gran espectacularidad, saltar sobre ellos en aras de pillarles por la espalda, o iniciar un combate desde las alturas tomando ventaja gracias a una gran caída en picado.

La cantidad de combinaciones es espectacular, asombroso resulta lo divertido que es el juego a medida que nos enfrentamos con enemigos de distinta envergadura (mención especial para los jefes, de los que no vamos a desvelar nada) y realmente gratificante el hecho de adquirir nuevos ataques y movimientos a medida que ganamos frenéticas batallas.

BATMAN: ARKHAM CITY-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción

PÁGINA 2 – Jugabilidad y Apartado Técnico

PÁGINA 3 – Conclusiones

Sergio Melero 26 | 10 | 2011