Ha llegado el día. Por fin hoy podremos ponernos el parche de pirata, llevar varias espadas y, por si acaso, pistola en mano, podremos surcar los mares del Caribe. El 29 de octubre es el esperado día en que Assassin’s Creed IV: Black Flag ha salido a la venta en su versión para PS3 y Xbox 360. Para PC y Wii U y las nuevas Xbox One y PS4 habrá que esperar hasta el 21 de noviembre.

En JuegosdB hemos tenido la suerte de poder probar la versión final de este título para Xbox 360 antes de que fuera lanzado y, en general, tenemos buenas impresiones. Por vez primera el Assassin de turno es un pirata. Se trata de Edward Kenway, abuelo de Connor Kenway y capitán del Jackdaw, que busca romper con el orden establecido. Nació en Gales, pero pronto comprendió que su vida no estaba allí, sino en el Caribe. Como buen pirata, no solo le gusta emborracharse a base de ron y disfrutar de la compañía femenina, que también, sino que vive para robar a los distintos ejércitos que intentan imponer su ley a base de fuerza.

Adewwale y Kenway.

Kenway es independiente, solo responde de sus acciones ante sus marineros… o incluso ni eso. A veces le puede su afán de asaltar barcos y fuertes con tal de hacer sufrir al gobernador de turno y robarle su oro. Este pirata estará acompañado de Adewale. Es el segundo de abordo, segundo oficial y fiel amigo de Kenway. Es de los pocos que se atreve a plantarle cara cuando considera que Edward se equivoca, teniendo una relación donde prevalece más la amistad que el cargo en el trabajo.

Otro de los personajes importantes será Barbanegra. Este mítico pirata sobre el que tanto se ha escrito hacía pensar en un primer momento que sería el enemigo número uno de Edward Kenway, pero no. No es otra cosa que su maestro. Edward atiende a los consejos que éste le da. Entre otras cosas, le recomienda que debe ser temido incluso por los suyos para evitar cualquier tipo de sublevación y, en cierto modo, no le falta razón.

El motivo de vivir de estos piratas lo resume Adewale en una frase: “El Jackdaw es mi país, y sus marineros son mis compatriotas”. No tienen otra nación ni entienden otro tipo de ley que la pirata, la de luchar por lo que cada uno piensa, siendo en este caso robar las riquezas a los que más tienen y no aceptar vivir bajo sus leyes.

Descubre el medio marino.

En este título, Ubisoft ha recuperado algunos rasgos que se habían perdido en las anteriores entregas. Una de ellas es la verticalidad del juego. Sabemos que los Assassin’s saltan de un lado para otro y de grandes alturas sin problemas, pero parece que en la última entrega no había demasiados sitios en alto para otear el horizonte. Por eso decimos que vuelve. Porque Edward vive tanto en la ciudad como en la selva cual camaleón. Se adapta a las distintas circunstancias para escapar y ocultarse o simplemente para ir más rápido de un sitio a otro.

Para acabar esta parte vamos a prestar algo de atención al sonido. Escribe estas líneas un defensor de la versión original subtitulada, pero es incontestable el buen trabajo del doblaje al español. Con unos diálogos tan estudiados y trabajados, un doblaje mediocre habría arruinado todo el aspecto sonoro pero afortunadamente no ha sido así. Aquellos que reclaman juegos doblados al español están de enhorabuena porque este lo está, y muy conseguido.

Pero vayamos a profundizar un poco más en la jugabilidad y en los gráficos.

ANÁLISIS DE ASSASSIN’S CREED IV: BLACK FLAG-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción.

PÁGINA 2 – Gráficos y jugabilidad.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Nacho Ros 29 | 10 | 2013