CONCLUSIONES

Más que notable aventura para la portátil de Sony aunque no tanto como Assassin’s Creed, y no tanto por demérito propio sino por el brutal cuidado al que se someten las versiones de PlayStation 3, Xbox 360 y PC. Pese a ello un gran capítulo alternativo que dejará a los fans con un buen sabor de boca y que dura una docena de horas en su campaña principal, llegando fácilmente a la treintena de cumplir todas las misiones secundarias -algo simples, todo hay que decirlo- así como las rutas marítimas o el 100% de la sincronización en sus secuencias. Por último, si disponéis de la versión para PlayStation 3 de la tercera entrega, no dudéis en conectar ambos dispositivos para obtener un DLC de misiones en la ciudad de Nueva York.

En contra hablan numerosos ‘bugs’ y fallos gráficos que en ocasiones pueden obligarnos a reiniciar una misión, ya que por ejemplo no será raro que a la entrada a un edificio no aparezca el comando de interactuar, o similares errores los cuales confiamos en que sean solucionados con un parche posterior. Más allá de eso insistimos: AC III Liberation es un digno representante de la saga y un paso adelante en la evolución del catálogo de PlayStation Vita, demostrando que la portátil de Sony sigue el ritmo de mejora al que el gigante japonés nos tiene acostumbrados con los productos de su más laureada marca de entretenimiento.

ac 3 liberation ps vita

LO MEJOR

– La experiencia de sobremesa trasladada a portátil sin apenas pérdida.
– Una gran aventura por descubrir con la esencia de la saga.
– Las tres identidades de la asesina resultan un gran añadido cuando se les saca partido.
– Banda sonora sobresaliente y doblaje profesional.

LO PEOR

– Da la sensación de que podría haber dado mucho más de sí.
– A nivel técnico sorprende pese a no estar exento de fallos como ralentizaciones, bugs o dientes de sierra.
– La identidad de la dama, llega a lastrar la jugabilidad cuando se requiere su uso obligatorio.

ASSASSIN’S CREED III: LIBERATION-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

José Luis Fernández 03 | 11 | 2012