DESTRUCCIÓN A QUINIENTOS PIES DE ALTURA


La recreación de los helicópteros por parte de Gaijin es notable, no obstante cuentan con la colaboración del departamento de sistemas defensivos de Boeing, la constructora actual de los aparatos. No sólo el Apache, también otros monumentos voladores como el Hind son representados con detalle. Las cabinas, sin llegar al nivel de perfección visto por algún Flight Simulator o por Blackshark cumplen con el cometido propuesto, es decir, servir con realismo estético e integrar al jugador en la narrativa del título. El chasis de los helicópteros, perfectamente modificable mediante colores, tonos y pegatinas también cuenta con un modelado notable, no llega a ser la contrapartida en vehículos de élite de Gran Turismo, pero este supuesto radica más en el propio motor gráfico del juego, más limitado que el del título de Polyphony Digital.

El arsenal devastador con el que cuentan estos helicópteros está perfectamente representado en Apache. Todas las funciones que puede realizar un helicóptero de guerra de estas características están presentes en el título de Activision. Contamos con un cañón automático de 30mm, cohetes Hydra -los más comunes durante el desarrollo del juego-, misiles autoguiados Hellfire y en ocasiones estarán equipados con una batería antiaérea de misiles Stinger.

La naturaleza arcade del título se ve acrecentada con la facilidad con la que se cambia de arma y se repone nuestra artillería ya que tan sólo se debe esperar a que la cuenta atrás llegue a cero. Todo esto, eso sí, en los niveles de dificultad más bajos. Otros de los añadidos reales más interesantes son el FLIR (visión por infrarrojos) y el DVO (la óptica directa), sendas aplicaciones sirven para vislumbrar con mayor claridad a nuestros objetivos, son reconocibles por el gran público por su constante emisión en televisión. Son las típicas imágenes granulosas y en blanco y negro que se pueden ver desde las alturas en un conflicto armado real.

Los escenarios no cuentan con un acabado realista, son construcciones poligonales que sirven de apoyo al devenir de las misiones. En ocasiones, y según el escenario temático que podamos tener delante -ya pueda ser una selva o montañas heladas- el motor del juego se ve más forzado. Las texturas, así como la construcción de las unidades enemigas, no cuentan con una gran calidad; eso sí, los errores se disimulan por la forzosa distancia a la que debe estar nuestro Apache del terreno.

Los elementos que en algunas misiones sorprenden a nivel estético y gráfico, por ejemplo, en un lugar ficticio de Oriente Medio, empeora en otras donde se muestran demasiados objetos en pantalla y se distinguen como un defecto demasiado llamativo. Los excesivos árboles en dos dimensiones de la parte de Sudamérica aparecen, cambian y se superponen con brusquedad, convirtiéndose en un elemento que despista al jugador.

El título cuenta con un buen doblaje al castellano y excelentes efectos de sonido correspondiente a las explosiones y los disparos, aunque su repetitiva música acabará por ensombrecer parte de este apartado. No serán pocas las ocasiones que reduzcamos al mínimo la música ambiental que, si bien hay que reconocer su calidad como partitura épica, su constante reproducción incluso en partes donde no hay enemigos acaba por cansar.

NO ME CUENTES HISTORIAS

La historia que se narra en Apache: Air Assault no es uno de sus fuertes como producto. Su construcción a base de capítulos separados sigue la moda de muchos títulos bélicos de los últimos años como Call of Duty. No es un apartado vital para el completo disfrute del juego, pero se hubiera agradecido un pulso más dramático a la hora de introducir las misiones, ya que el contenido de las pocas líneas que las preceden resulta tan simple que su omisión no cambaría la notable experiencia de juego.

MULTIJUGADOR

Por forma, Apache: Air Assault es un videojuego disfrutable en su modo multijugador. Existen misiones sólo disponibles en este apartado, doce para ser exactos de dos a cuatro jugadores que son una constante serie de objetivos cada vez más difíciles. La nota positiva se encuentra en la posibilidad de que otro jugador se convierta en artillero, mientras que el principal maneja al helicóptero. Puede que finalmente se convierta en una experiencia monótona para los usuarios, pero su añadido, simulando las dos plazas del Apache se convierte en un extra muy interesante a corto plazo.

APACHE: AIR ASSAULT-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción y jugabilidad.

PÁGINA 2 – Apartado técnico, historia y multijugador.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Adrián Hernán 26 | 11 | 2010