PARALELISMOS CON BIOSHOCK

La llegada a una nueva nave, la comprobación de que reina el caos y la locura. Alguien nos observa. La exploración que hace el personaje de la Sevastopol, cómo desentraña sus secretos, los personajes que se va encontrando, etc. Elementos que Bioshock, o anteriormente System Shock, han utilizado de manera magistral. Alien: Isolation no apuesta de manera tan obvia por la narrativa, pero el efecto es el mismo, adentrarnos en un nuevo espacio que explorar libremente, un escenario que comparte elementos de diseño con la Nostromo al que nos encantará volver a recorrer una y otra vez en búsqueda de nuevas zonas que explorar.

Herramientas en Alien: Isolation, el radar para buscar al Alien

Su exploración mejora ostensiblemente el de otras aventuras similares y la vuelta a nuevas zonas se convertirá en una acción opcional que cumpliremos casi sin darnos cuenta. Desde el principio Amanda desbloquea nuevos utensilios sobre los que ya hemos sido advertidos antes, una manera de impulsar las ganas del jugador a explorar viejas zonas ya vistas.

 

APARTADO TÉCNICO

Alien: Isolation luce bien. Rematadamente bien para ser un título crossgen. La versión analizada es de nueva generación y es notoria su dedicación al uso de sombras y luces además de efectos y elementos físicos representados de manera brillante. El fuego, el agua, las lámparas; son elementos capitales en un juego de estas características. Todos se representan de manera fiel. El resto de ellos pecan de un acabado al que ya estamos acostumbrados hoy, la carga poligonal, los escenarios, las animaciones, etc. Todo son aspectos de un motor que puede correr sin problemas en PS3 y Xbox 360. No es el título más puntero hoy en día, pero tampoco es una mala noticia. En ningún momento nos esperamos un portento gráfico y lo que Creative Assembly ha hecho es dotar al conjunto de herramientas utilizadas un uso común: La ambientación.

Alien: Isolation protagonista

Ésta es soberbia en cada uno de sus apartados. Desde el doblaje al castellano, los sonidos FX, el empaque de toda la nave Sevastopol, las texturas, etc. La oscuridad y la luz tenue se convierten en protagonistas de Isolation y si, además, ofrecemos a los fans no pocas referencias a otros títulos de la franquicia cinematográfica (los ordenadores ochenteros, los puntos de guardado, los correo electrónicos y las grabaciones analógicas) nos encontramos con un juego soberbio en aspectos ambientales.

No obstante, existe una pega que no podemos dejar de comentar. La repetición de situaciones es una constante. Quizá al jugador fanático de estas aventuras no le resulte molesto (muchas aventuras de terror adolecen en el aspecto de la variedad), pero el público de masas notará cierto hastío en estas situaciones, con el sigilo por bandera y la sobreexplotación en la exploración de la Sevastopol.

 

Enemigos y el auténtico protagonista: El Alien

Ha sido un aspecto criticado en algunos análisis. La inoperancia de los enemigos y del Alien hace que, en ocasiones puntuales, rompa la magia que se ha conseguido con los otros apartados. Es verdad que, a veces, los enemigos humanos o robot no nos detectan, cuando estamos en su campo de visión y otras, en las que estamos a cubierto, utilizan un sexto sentido para atraparnos. Son pocas las veces que pasa y se debe a una inteligencia artificial que no se ha calibrado de manera plausible. El Alien no adolece de estas taras, pero sí es verdad que su deambular por los pasillos no tienen criterio (además, siempre queda raro observar a un Xenomorfo caminar como el típico guardia de seguridad de unos grandes almacenes). Por lo demás, estas pequeñas taras no empañan un trabajo notable en el resto de apartados.

 

 

ANÁLISIS DE ALIEN: ISOLATION – ÍNDICE

Adrián Hernán 06 | 10 | 2014