CONCLUSIONES

malo de alan wake american nightmare

Pese a que Alan Wake’s American Nightmare respira estilo a cada paso, una sensación de fraude puede llegar a corromper las ansias iniciales de los jugadores. Es un producto pensado al milímetro, con referencias a una manera de ver la cultura muy interesante, a un cine y una estética gloriosa; pero aspectos meramente formales llegan a deslucir la propuesta de Remedy. Esa duración y ciertos cambios inesperados de guion hacen que a una parte de los usuarios (una parte) se replanteen las intenciones de los programadores. Desde la demasiado excesiva “vagancia” hasta la más provechosa vena artística, los de Remedy pueden ser juzgados, pero solamente ellos saben si son ciertas o no tales acusaciones.

Si dentro de un tiempo, con la experiencia aprendida de American Nightmare anuncian un desarrollo importante, llamado Alan Wake 2, donde recoge lo mejor de la primera entrega y de la que analizamos (que aseguramos es mucho) podrán dar al traste ciertas afirmaciones que durante estas semanas se comentan. La pelota está en su tejado, pero nadie (nadie) puede dudar que la pesadilla americana de Wake resulta ser un ejercicio autoreferencial de la cultura en la sociedad norteamericana de lo más acertado, creando la mitología de Alan Wake a cada paso. Sin duda un juego con más personalidad que el primero.

Con un carisma y una personalidad robada de otros referentes culturales nacidos en el primer tercio del Siglo XX, American Nightmare se presenta como un producto desequilibrado, con una duración corta, demasiado, pero con una mecánica más que afinada desde el primer juego de la serie. Cosas buenas y cosas malas, dirán…

Sí, pero es que Alan lleva una hebilla de búfalo, señores. ¡Una hebilla de búfalo! Si a eso le añadimos una camisa a cuadros… ¡Imprescindible!

LO MEJOR

– Su ambiente Pulp.
– Cada uno de los desmanes argumentales.
– Alan Wake 2 debería recoger muchos de sus ingredientes ambientales.
– Gasolineras y moteles perdidos de EE.UU, ¿hay algo mejor?
– Disfrute corto pero intenso con 1200 Microsoft Points.
– El Sr. Chirridos y la interpretación exagerada de Matthew Porretta.

LO PEOR

– Sin duda una experiencia corta.
– Y en ocasiones repetitiva.
– La evidente falta de libertad respecto Alan Wake.
– Cierta repetición de escenarios.
– No tenemos doblaje al castellano.

ALAN WAKE’S AMERICAN NIGHTMARE-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Análisis.

PÁGINA 2 – Conclusiones.

Adrián Hernán 02 | 03 | 2012