analisis-miles-investigations-nintendo-ds
La saga Ace Attorney es hija ilegítima del drama y de la comedia, una extraña amalgama de conceptos antagónicos que logra convertir al mundo de la abogacía en un espectáculo hiperbólico donde los jueces son vejetes cándidos y confiados, el testimonio de un muñeco puede ser más válido que el de su ventrílocuo y las sesiones de espiritismo forman un mero anexo más en los abultados manuales de la profesión. Otro elemento clave para entender el éxito silencioso que ha conseguido la serie son los fiscales, villanos de los que es imposible no sentir empatía cuando su estrategia bien cimentada empieza a resquebrajarse debido al taladro de la aleatoriedad del protagonista, el siempre tenaz Phoenix Wright.

Cuando Capcom anunció que la cuarta entrega de la serie -la primera desarrollada especialmente para Nintendo DS- iba a pasar el testigo de la verdad y la justicia a una joven promesa llamada Apollo Justice que cumplía todos los requisitos para ser un buen abogado -incluyendo el de tener un juego de palabras por nombre y apellido-, todo apuntaba a que la fórmula se proponía profanar nuevos campos judiciales para entretener al personal. No obstante, el título podría ser considerado una tremenda contradicción digna de un sonoro “¡Protesto!”; la novicia pasión roja no fue más que una excusa para volver a poner a Wright en la palestra.
ace attorney investigations analisis ace attorney investigations analisis ds
Por lo tanto, no es de extrañar que el escepticismo reinase en los pasillos de los tribunales cuando la desarrolladora japonesa repitió jugada con el anuncio de Ace Attorney Investigations, spin-off protagonizado por Miles Edgeworth, amigo de la infancia de Wright y rival directo durante los juicios. ¿Sería el fiscal carmesí el protagonista indiscutible del título o bien haría falta un buen suavizante para controlar las apariciones del abogado “pelo pincho”? Que éste último sea mencionado durante la aventura en contadas ocasiones, y encima con una sutileza cuidadosa, debería ser razón más que suficiente para confirmar que las cosas han cambiado…

EL INVESTIGADOR CARMESÍ

… o al menos en parte. Por muchas novedades que ofrezca el título, Edgeworth sigue siendo el acompañante predilecto de la Fatalidad: en el transcurso del juego, Miles será acusado en dos ocasiones de asesinato, raptado colateralmente en medio de una misión de rescate y retenido o extorsionado hasta rabiar; pequeñas anécdotas en un historial que incluye traumas infantiles, mentores megalómanos y viejas acosadoras.
ace-attorney-investigations-miles miles edgeworth
La aventura transcurre dos años después de Trials & Tribulations. El fiscal carmesí acaba de regresar de un viaje a Alemania para aprender nuevos métodos profesionales y lo primero que se encuentra en su despacho es un cadáver inesperado -¿acaso los hay de otro tipo?- y un misterio que se irá desarrollando a lo largo de cinco casos. Lo que empieza siendo una afrenta personal -es difícil discernir si Edgeworth se encuentra más enfadado por el crimen o bien por el hecho de que el asesino haya roto su juego de té- acaba convirtiéndose en una carrera vertiginosa para desenmascarar una peligrosa organización, con final épico incluido.

Pese a que Edgeworth tiene la extraña obsesión de ir mostrando su austero emblema de la fiscalía a una audiencia difícil de fascinar, éste apenas ejercerá de fiscal durante el juego sino que más bien se verá obligado a emular a Sherlock Holmes. Lejos queda el bullicio de los tribunales y los incesantes mazazos del barbudo juez, y para celebrarlo Capcom abandona temporalmente la perspectiva clásica de la saga para flirtear con una vista en tercera persona llena de potencial. El jugador guiará al protagonista por el escenario mediante el stylus o bien con el pad direccional -más clásico, cierto, pero no por ello ineficaz- en busca de pistas o de testigos por interrogar. Este cambio no es un mero capricho estético por parte de la desarrolladora, sino más bien un acertado intento por establecer un vínculo entre el usuario y Miles, inédito hasta la fecha debido al estilo impersonal de los títulos anteriores.

TESTIGOS SORPRESA

miles edgeworth nintendo ds
“Por muy ladrona que seas, eso no te da derecho a robarme las frases”, “¡Nadie comete un asesinato en mi despacho y sale impune de ello! ¡Nadie!”, “Lo que empezó siendo un `este no es mi día ha desembocado en `pesadilla en vivo y en directo”… Cada Ace Attorney es un desfile ininterrumpido por el que se pasean chistes, frases memorables y referencias rebuscadas, y lo más extraño de la situación es que al final de la jornada el jugador preferiría formar parte del jurado de esta extraña pasarela en lugar de una protagonizada por féminas agraciadas en lencería. Por lo tanto, es justificable que los fans más acérrimos teman que Miles Edgeworth pierda su porte y seriedad habituales para convertirse en un “tontorrón con suerte” -sinónimo más aproximado: “Phoenix Wright”.

Por suerte, la personalidad de Edgeworth no ha sido mancillada para la ocasión, relegando la vertiente cómica a sus ayudantes. Como no podía ser de otra forma, el veterano detective Dick Gumshoe regresa para comprobar si su salario puede recortarse aún más gracias a su enternecedora inutilidad. No obstante, la relación entre estos dos es meramente profesional -y en ocasiones, hasta sadomasoquista- de modo que por mucho que lo intente el investigador bonachón, su superior siempre llevará puesta la máscara de la rigurosidad cuando él esté presente. La encargada de robarle el corazón será Kay Faraday, ladronzuela vivaracha que parece haberse aprendido de pe a pa “El Manual de la Buena Sicaria”, escrito por Maya Fey.

Quizás uno de los mejores momentos del juego es la introducción del rival de turno, el investigador de la Interpol Shi-Long Lang. Pese al odio que germina nada más verse, fiscal y antagonista se intercambian las tarjetas de presentación como buenos caballeros antes de empezar a gritarse mutuamente; una pequeña secuencia bien realizada que hace las veces de antesala a su relación competitiva. El villano, fiel seguidor de las técnicas ancestrales de su región para capturar malhechores, cumple con creces su cometido al igual que el resto de esquizofrénicos adorables que conforman el plantel de secundarios. De tanto en cuando, irán surgiendo personajes de antiguas entregas para deleite de los fans, pero sus apariciones no son gratuitas, sino que están más que justificadas.

ACE ATTORNEY INVESTIGATIONS: MILES EDGEWORTH-ÍNDICE

PÁGINA 1 – Introducción e historia.

PÁGINA 2 – Apartado Técnico.

PÁGINA 3 – Conclusiones.

Daniel Cáceres 26 | 02 | 2010