Alone in The Dark, juego desarrollado por Eden Games fue uno de los lanzamientos más esperados en las consolas Xbox 360, Wii, PS2 de los últimos meses, y, aunque es un gran título del género Survival Horror hay muchos detalles que no permiten calificarlo como excelente a pesar de sus buenos elementos gráficos y de guión.

En el juego Alone in the Dark volvemos a encarnar a Edward Carnaby quien vuelve para luchar con las fuerzas oscuras, de un mal antiguo que se esconde en la ciudad y que amenaza con destruirla a ella y a todo lo que la habita. Este juego comienza con un Survival Horror típico aunque su etapa de tutorial es bastante lenta y puede aburrir, luego, pasamos al juego y notamos algunas innovaciones interesante como la posibilidad de cambiar de primera a tercera persona pues de ese modo se nos facilita la exploración en el juego, otro detalle es la posibilidad de poder unir objetos, es decir, podremos colocar sangre en una bomba para atraer a los enemigos, o el poder guardar objetos en nuestra chaqueta mientras nos desplazamos por la ciudad que nos ayudarán tanto a la hora de defendernos como para curarnos si estamos heridos.

Dentro del juego podremos manejar coches, ver como se derrumban edificios, combatir, aniquilar infectados, muchas posibilidades que aunque pueden atraernos y generarnos interés, no hacen al título tan revolucionario que habríamos pensando en un momento. Es aquí donde viene el primer punto en contra, el juego dura poco y es más sencillo de terminar que lo que uno se puede imaginar en los primero capítulos del juego, por lo que, aunque le da dinamismo, es poco acertada la decisión de los realizadores de hacer los capítulos accesibles en cualquier momento pues lo ideal sería que al menos se tuviera que completar uno para pasar al otro y así sucesivamente. En los puzles pasa todo lo contrario, hay muchas limitaciones y nuestras formas de matar son limitadas lo que afecta el nivel de jugabilidad.

En el sentido técnico, consideramos que a nivel gráfico el juego tiene elementos muy bien desarrollados como los personajes principales y efectos; y, otros que no tanto como las pistas, personajes secundarios e imágenes a campo abierto. El sonido es muy buen e incluye una banda sonora excelente.

En contra tenemos fallos de programación que no deberían suceder en un titulo como este, la mala decisión de la elección libre de capítulos y la corta duración del juego que no pasa de las 10 horas. Aparte de estos detalles que debieron ser cuidados, podemos decir que Alone in the Dark es un juego importante para su género y que debemos jugar pero claro, recomendamos, no saltarse ningún capítulo.

María Sánchez Montes 30 | 07 | 2008